31 dic. 2013

Dije unas 20 veces que no iba a hacerlo, pero siempre caigo en hacer el resumen del año que se va. Hasta hace unos días venía diciendo que este fue un año que "nos cagó a palos" a todos. Porque habían pasado un montón de cosas heavys. Pero... ¿qué es un año que "nos cague a palos"? Todos los años pasan cosas, algunas buenas, otras malas. Lo realmente interesante es poner en la balanza, al finalizarlo, y aprender de él.
Si hay algo que caracterizó a mi año, fue el CAMBIO. Los que me conocen saben de qué hablo: casa, vida, amistades, relaciones. Todo cambio. Generalmente el cambio asusta. Siempre es más cómodo y nos da más seguridad aquello que conocemos. Sin embargo, el cambio siempre lleva a algo nuevo, y eso nuevo puede ser una gran oportunidad. En mi caso, esa oportunidad fue de estar mejor. De reconciliarme con el pasado, de encontrarme y de vivir el día a día distinto.
Mi conclusión, es que fue un año de aprendizaje. Prefiero quedarme con la enseñanza que me dio el cambio, y no con el miedo a lo no conocido.
Estando a 4 materias de ser Guía, habiendo viajado, conocido gente nueva, viviendo experiencias totalmente diferentes (como se sorprenden mis amigas de que ahora cocine y lave! jaja), viendo crecer a la loca de Malvina (que aunque siendo un animal, es el reflejo de esta nueva etapa para mi) y estando MEJOR, termino el año feliz.
Porque nada de lo que viví este año fue un error. Fue difícil, y lo saben aquellos que estuvieron, y están, siempre conmigo. Pero lo gratificante del cambio, no me lo quita nadie.
Hoy, brindo por eso. Por el cambio y el aprendizaje. Por seguir creciendo.
Por los verdaderos amigos que siempre están.
Por las nuevas amistades que tanto me dan.
Por la familia y mis viejos, que aunque nuestra relación sea difícil, son mi mundo entero.
Por mis logros y esta nueva etapa.
Y, obviamente, ¡POR HURACÁN!

Feliz fin de año y comienzo del 2014 para todos.

No hay comentarios: