2 dic. 2013

Después de varios días de bajón, recordé que existe esta página que poca gente lee y que si lo hace, sabe con lo que se va a encontrar, y para dejar de recurrir al tan criticado (por mis amigos) twitter, donde dicen que pongo todo el tiempo cosas negativas, vengo por acá a volcar un poco de lo que me viene pasando.
Creo que igual, estamos todos con las revoluciones a flor de piel. Ya van varias amigas que me hablan para decirme "estoy deprimida".
No se si es que el calor nos hace sacarnos ropa, y así como por inercia también "capas" que nos recubren, y nos dejan más a carne viva. O capaz, el calor nos pone histéricas y vemos todo negro. O el fin de año nos hace replantearnos cosas. NO SÉ. La cuestión, es que yo por lo menos estoy más susceptible que nunca. Pero voy a ir por partes.
Voy a usar el recurso que hizo que me ganara un 9 en el ensayo de "ética y deontología profesional". Voy a ir desde lo más global, a lo más personal, dividiéndolo en "ramas".
Primero, dos aspectos: amistad y amor.
Con respecto a la amistad. Estoy re podrida.
No, en serio. ¿Qué le pasó a la gente este año? Muchas decepciones me llevé. Gente a la que le dí un montón, ahora se la pasa bardeandome por las redes sociales por motivos ajenos a su persona. Como si no tuvieran otra cosa personal por la cual preocuparse. Otros tantos desaparecieron, se borraron de una. Y sin motivo aparente. Creo que ya no tolero la excusa "me colgué". Dale. ¿20 años promedio y "te colgas"? Igual, todo se perdona mientras no lleve agresiones de por medio.
Por otro lado, me di cuenta que gente con la que jamás pensé que me iba a llevar, se volvieron grandes amistades.
Y ni hablar de los que me encuentro por la vida, y te regalan un abrazo.
Nunca fui una persona que se llevara con todo el mundo, y que quisiera el millón de amigos. De hecho, siempre "seleccioné" a la gente. Y bueno, tan mal no me fue. Conmigo siguen las personas que elegí. Y lo importante, es que nos seguimos eligiendo a pesar del tiempo y las distancias.
Pero quería darle un lugar aparte a esta reflexión, porque últimamente me estuve sintiendo sola. Y no es por no valorar a quienes si están. Que son pocos, pero verdaderos. Detesto darle el gusto a quienes se llenan la boca con pavadas, haciendo notar que me afecta. Pero realmente me indigna que gente a la cual le di tiempo y atención, hoy en día se la pasen agrediendo, SIN CONOCERME. Y remarco esto.

Soy quien soy, por lo que viví. Quien me conoce, lo puede entender. Quien no, reacciona así.

Vamos a otro tema. El amor.
Sigo sorprendiéndome de la cantidad de cosas que pasaron este año, y como cada una me hace prender la lamparita y darme cuenta de los aspectos que tocan en mí.
Primero y principal, me deshice (si, literal) de mi primer gran fantasma: mi primera relación amorosa. Qué chabón-karma. Era impensado. De hecho, mis amigas usan una frase: "Si Nati pudo olvidarse de Alejandro, cualquiera puede olvidarse de cualquiera". Es literal esto.
Y ahora lo pienso, y me digo... ¿tantos años iba a tener que esperar? Empecé la relación en el 2007!!!!!!!!!
Dicen que cuando el amor pega fuerte, no se olvida.... BAZINGA!
No sólo lo olvidé, sino que realmente me replanteo si fue amor. Creo que se tornó una obsesión desde el vamos.
Me dijeron que cuando uno formula frases como "para siempre" "sin vos, mi vida no tiene sentido" "sos mi vida" "parece que te conociera desde hace siglos" "nada nos va a separar", está enfermando el vínculo. Porque un vínculo que "no tiene límites" de tiempo, espacio, no sirve, es enfermizo. Y así fue.
En fin, se puede decir que ese capítulo está totalmente cerrado.
También terminé mi segunda "gran" relación. Y creo que a diferencia con la primera, no sentí nunca esa ceguera temporal que te da el conocer a alguien. Fue más real. Pero a su vez, gracias al cielo se terminó.
No es por desmerecer nada. Tuvo sus momentos buenos, y lógicamente sus malos. Pero ¿viste cuando hay algo que no va? Bueno, ese vínculo no iba. Ya cuando llegué al punto de decir "necesito estar con él" y a su vez, no encontraba motivos, me di cuenta que no iba más.
De hecho, llegué a sentirme mal a veces como excusa para sentir que lo necesitaba. Una locura. Porque sentía que sin él, no podía superar momentos en los que me sentía mal (físicamente, por ejemplo, fiebres, etc.). Pero creo que los auto-generaba. Sino, no se explica cómo después de separarme, sólo me dolió un poco la garganta el día de ayer.
En fin, otra vuelta de página. Aunque sea, de mi parte. Él seguirá buscando información, preguntándole a gente de la facultad qué novedades tienen de mí, interpretando cada frase que escribo como indicio de algo, y enroscándose. Por mí, que tenga una buena vida.
Llegando a una tercera página... digo... ¿qué me pasa?
Un casado, uno indescifrable, y uno que me gusta mucho, pero que la cagué.
Ese es mi panorama.
El primero piensa en todas las técnicas para evitarme (bloquearme, borrarme), sigue subiendo fotos con la novia, y desbloqueándome para decirme "qué linda estás en la foto del whatsapp". WHAT?!
El segundo sigue en la misma postura hace casi un año. Encubierto, sin que nadie lo sepa. Tiene la mezcla perfecta entre seriedad, y bardo. Aguante Huracán.
Y el tercero... mamita! Me aplaudieron, me dijeron "perdón amiga, pero tengo que decirtelo: lo hago mierda", hasta la hna de una de mis amigas se babea(?) con él. Y yo, que tanto jodí con que me cabía, ahora que """"lo tengo""""" no veo mejor opción que cagarla.
Siempre hago lo mismo. Cuando algo me mueve en serio, la arruino. Una vez me dijeron "por qué te cuesta tanto ser feliz". ¿La verdad? No sé. Pero estoy harta.

Como conclusión para este tópico voy a decir que: no sé querer, y soy un queso para las relaciones.

Bien! Resumí lo más que pude los temas anteriores. Y como estoy en el trabajo (tema aparte) y me explayé demasiado, voy a dejar los demás temas para la próxima. Total, esto es para mí.

No hay comentarios: