6 dic. 2013

Bailando = Descargando

Habiendo terminado de ver la mejor versión de La Cenicienta que conocí hasta el momento ("Por siempre Cenicienta" o "Ever After a Cinderella Story", protagonizada por la hermosa Drew Barrymore) concluyo con que estar libre por las tardes es lo mejor que hace mucho no me pasaba.
De hecho, estoy considerando que debería ser ilegal trabajar de tarde.
Hoy más que nunca, me dieron ganas de ver ese tipo de películas que hoy en día están hechas para adultos, pero basadas en un cuento que desde chicos conocemos (ni hablar de que siempre tuvieron ese mensaje para adultos, pero sin entrar en mucho detalle). La infancia es algo tan sagrado. Cada vez que algo me hace recordar esos tiempos, pienso en muchos detalles. En mi viejo contándome cuentos antes de dormir, o en mi vieja cumpliendo con todos esos deseos de "princesa" de cuando era chica. Realmente viví una infancia Disney. Y me enorgullezco.
Pero hoy, a los 19 años, todo es muy distinto.
Ya habiendo llorado tres veces en el día, me dije "listo, a descargar" y pensé automáticamente en escribir. Y es que parece que todo lo que pasó hoy, como para cerrar con todo lo que pasó esta semana, me lleva a esto.
Empecé el día con mi jefa tratándome pésimo cuando llamé para avisar que sigo con fiebre. Digo... ¿en qué cabeza cabe tratar mal a una persona por sentirse mal? No sólo eso, sino que me hizo saber que "así no son las cosas" porque según ella (y sus registros mentales de dudosa procedencia) me pedí demasiados días en lo que va del año "entre el estudio y todo lo que me enfermé", y para concluir, me dio un ultimátum: "si no te operas, acá no vas a poder seguir así".....
(suspiro)
Vamos por partes:
Punto nro 1.Me pedí 2 DÍAS en TODO EL AÑO por estudio, cuando según otros contratados, me corresponden 30 DÍAS. ¿Alguna cercanía entre los dos números? No lo creo.
Punto nro 2. Si me enfermé, no fue por mala voluntad. No es que voy por la vida exponiéndome a los virus y bacterias existentes con el deseo de que me ataquen.
Punto nro 3. SI NO ME PUEDO PEDIR MÁS DÍAS, ¿CÓMO ME VOY A OPERAR?
(suspiro más fuerte)
No, es que me parece algo increíble. En serio, ¿no tendría que ser obligatorio hacer un examen psicológico a la gente todos los años? Porque no es la primera vez que saltan con cualquier cosa de la nada. Yo entiendo que la presión del ambiente lleve a la tensión en todo momento y que de repente, por diferentes motivos, estallen. Pero me parece una exageración.
En fin, terminé mi primer (segunda) conversación del día llorando. Y si, soy una boluda sensible. Pero no puedo evitarlo. Me da tanta impotencia. Estoy acostumbrada a que me griten, pero no a que me traten así cuando cumplo siempre con lo que me piden, sea hasta lo más descabellado del mundo, mientras que tengo un compañero-zombie al lado sentado que lo único que hace es levantarse cada 1 hora, para desaparecer 2 hs. Así cualquiera soporta 7 horas de oficina. Ni hablar que al momento de designar una tarea, a la que se lo dicen es a mí. Al otro jamás. Pero volviendo a mí y dejando al pobre hombre inútil de lado... no tolero que me forreen así. Si, es un trabajo y tengo que bancarme la que sea... ¿pero para qué?
Siempre, cada vez que me pasaba algo así en el trabajo, intentaba focalizarme en el por qué de que yo estuviera ahí. Por la plata, si, en parte. Pero esa plata no es para mí bien estar solamente. Es para mantenerme.... y mantenerme lejos y "no interferir más" (textuales palabras) en la vida de mi mamá y su elección de quedarse con su marido y mantener su bien estar antes que el mío.
En el anterior post decía que estaba contenta con la relación que voy manteniendo con mi mamá. Si, es verdad que nos llevamos mejor porque la distancia hace que no se vean esas cosas cotidianas que a uno le molesta en la convivencia. Pero me siento en niveles muy distantes con ella.
Yo, intento aceptarla, justificarla a veces con un "hace lo que puede" o "ya se va a dar cuenta". Intento analizar todo lo que pasó, sus elecciones, las mías, y concluir con que "esto es lo mejor para mi, con respecto a ella". Pero del otro lado me encuentro con la misma mujer de siempre. Que no duda un minuto en decirme que todo lo que me pasa a mi, es mi culpa, que si me fui, fue por capricho mío porque "todo ese rollo que tenes con Palo", y que nada de lo que hago vale: donde vivo no es mi casa (a pesar de que la que vive 24-7 acá soy yo), y que hago todo mal. Segundo llanto del día.
Me  indigna. Y acá me detengo.
Estoy harta de parecer una persona pesimista, negativa. Lo noto, en la respuesta de los demás cuando hablo de lo que me pasa. Suelo exagerar. Pero los invito a ponerse un rato en mis zapatos, y vivir con este peso que siento todos los días desde que me levanto hasta que me acuesto, de que esto no es lo que yo elegí. Que la única elección que hice en mi vida, para mí, fue elegir la carrera que amo. Pero nada más.
Ese fue el motivo del tercer llanto del día.
Y esta entrada, es el motivo del cuarto.

Me quedo con el ensayo de hoy. Me quedo con esa hora y media de liberación. De sentirme bailando, una mujer expresándose. Y sólo espero que el domingo que viene, mi vieja pueda ver un poco de quién soy, arriba del escenario.

She lives in a fary tale, somewhere too far for us to find

No hay comentarios: