13 dic. 2013

Change

Ayer estaba escribiendo esta entrada y me quedé dormida con el celular en la mano...
Ayer tuve un día que me movilizó. Arranqué perdiendo $100 en la calle, llegando a la facultad a las 9:30 cuando a esa hora tenia que estar partiendo ya para parque patricios para tener la última sesión de unos masajes reductores y que tonifican (para estar “divina" para el verano).
En fin, después de todo eso, fui para la psicóloga. No hablé de lo que quería hablar finalmente, que me viene perjudicando a nivel relaciones con hombres. Pero eso es otro capítulo.
La cuestión, es que terminé llorando como una marrana, y me hizo un click la cabeza. No estoy feliz con las cosas que estoy haciendo. No estoy bien siendo “la negativa" siempre, la que siempre esta de mal humor o triste, o la que siempre se queda “abueleando".
Uno de los mayores problemas es el trabajo. Es una tortura. Ahí adentro están todos locos. Y además, creo que me hace sentir que todo el esfuerzo que estoy haciendo para recibirme en febrero, no vale la pena. Porque si me quedo un año más atascada ahí adentro, no podría avanzar. Y además, seguiría recibiendo maltratos, que ni merezco ni me hacen bien. Así que lo que concluí fue: cambiar de laburo.
Me da miedo de sólo decirlo. Pero si no lo intento, no voy a poder estar mejor nunca.
Hay cosas que no van a cambiar. Y estoy harta ya de resignarme y decir “en algún momento va a mejorar” “ya se va a dar cuenta y me va a reconocer algo" o simplemente justificar las cosas con un “son así". Es un mal estar general en realidad el que tengo.
Pero necesito cambiarlo.
Y es increíble como si te ves bien, todo empieza a cambiar (un poco).
Por eso, son estas fotos. Últimamente ni con la ropa le pego. No logro definir cómo me gusta verme y elijo cualquier cosa. Ayer, me vestí como en la primera foto. Y me sentía tan pero tan mal... que tuve que primero, entrar a un local de pp y comprarme una remera para pasar el tiempo que estaba en la calle, y después volver a mi casa después de varias horas a bañarme y cambiarme.
Una locura. Pero creo que fue una idea mucho mejor.
En fin, espero que el próximo año las cosas mejoren. En realidad... quiero HACER que eso pase.
Por el momento, sigo definiendome y buscando quien soy. Y disfrutando de estas vísperas navideñas y de fin de año. Creo que nunca me emocionaron estas fechas tanto como ahora.
Eso, y los fines de semana en la quemita que me esperan.
Me voy al último ensayo antes de la muestra de danza. ¡Muero de nervios y ansiedad!

 

No hay comentarios: